THINK WILSON

¿QUÉ ES LA ENFERMEDAD DE WILSON?

La enfermedad de Wilson es una enfermedad genética rara que provoca que se acumule cobre en el cerebro, el hígado y otros tejidos y que requiere tratamiento de por vida.3,5,6 Las mutaciones en el transportador de cobre ATP7B elevan los niveles de cobre, lo que puede dar lugar a una serie de consecuencias clínicas, entre ellas:

  • Disfunción hepática: manifestación clínica inicial detectada en aproximadamente el 45 % de los pacientes9,10
  • Disfunción neurológica: manifestación clínica inicial detectada en aproximadamente el 40-60 % de los pacientes9,11
  • Manifestaciones psiquiátricas: afectan al 30-40 % de los pacientes en el momento del diagnóstico12
  • Manifestaciones oftalmológicas: los anillos de Kayser–Fleischer son la manifestación más habitual y están presentes en el 10−90 % de los pacientes13







DISFUNCIÓN HEPÁTICA: MANIFESTACIÓN CLÍNICA INICIAL DETECTADA EN APROXIMADAMENTE EL 45% DE LOS PACIENTES9,10

DISFUNCIÓN NEUROLÓGICA: MANIFESTACIÓN CLÍNICA INICIAL DETECTADA EN APROXIMADAMENTE EL 40-60% DE LOS PACIENTES9,11

MANIFESTACIONES PSIQUIÁTRICAS: AFECTAN AL 30-40% DE LOS PACIENTES EN EL MOMENTO DEL DIAGNÓSTICO12

MANIFESTACIONES OFTALMOLÓGICAS: LOS ANILLOS DE KAYSER–FLEISCHER SON LA MANIFESTACIÓN MÁS HABITUAL Y ESTÁN PRESENTES EN EL 10−90% DE LOS PACIENTES13

High liver copper levels in Wilson’s disease
Brain MRI assessment
Psychiatric symptoms & manifestations of Wilson’s disease
Excess copper can cause amber eyes (Kayser Fleischer rings) in Wilson’s disease

MÓDULO DE FORMACIÓN ONLINE:

PIENSA EN WILSON

MICHAEL SCHILSKY: ESCUELA DE MEDICINA DE YALE, CONNECTICUT, EE. UU.

EL METABOLISMO DEL COBRE EN LA ENFERMEDAD DE WILSON

El cobre es un oligoelemento esencial que interviene en procesos muy diversos como la oxidación del hierro, la respiración celular y la biosíntesis de neurotransmisores.14 El cobre libre puede tener efectos tóxicos, por lo que es vital regular y equilibrar el cobre en el organismo.14

El cobre ingerido con los alimentos se absorbe en el intestino delgado proximal y se transporta al hígado.3 Habitualmente, el cobre se transporta en la sangre de distintas maneras:

  • La mayor parte (65−71%) del cobre presente en la sangre se une a la ceruloplasmina (una proteína que participa en el metabolismo del hierro)14
  • En menor proporción, unido a la albúmina (15−19%) o a la transcupreína (7−15%) (el llamado cobre intercambiable o lábil)14
  • Una pequeña parte del cobre (<2−5%) de la sangre es «cobre libre» y se cree que el exceso de esta fracción es lo que provoca la toxicidad en la enfermedad de Wilson4,14

Para que su presencia en el organismo sea equilibrada es necesario eliminar el exceso de cobre.  La principal vía de eliminación es la bilis, con la intervención del transportador de cobre ATP7B.15,16 El ATP7B también participa en la fijación del cobre a la apoceruloplasmina que tiene lugar en el hígado, desde donde se transporta por todo el organismo.3

En la enfermedad de Wilson, las mutaciones del gen ATP7B y la menor actividad del ATP7B en el hígado producen una disminución de la eliminación de cobre en la bilis y de la síntesis de la ceruloplasmina, además de un aumento de la eliminación de cobre en la orina para tratar de compensarlo.13,16 El cobre se acumula y acaba saliendo del hígado y depositándose en otros órganos y tejidos.3,15 Esta acumulación de cobre libre tóxico provoca daño celular y la forma clínica de la enfermedad de Wilson.3,15,16

PREVALENCIA Y GENÉTICA DE LA ENFERMEDAD DE WILSON

La comparación de los datos epidemiológicos y de prevalencia genética de la enfermedad de Wilson indica que la enfermedad podría estar infradiagnosticada.5 La prevalencia real se desconoce debido a que es una enfermedad rara. Históricamente, la prevalencia diagnosticada se ha estimado en 1 caso entre 30.000 a escala mundial.1,2,17 Sin embargo, los estudios realizados recientemente en una población mayor calculan una prevalencia en Francia de 1 entre 67.00018 y, en Hong Kong, de 1 entre 40000.19 En cambio, la prevalencia genética al nacer de la enfermedad se estima en ~1:7.026 a ~1:20.000.6,20

Son muchas las alteraciones genéticas asociadas a la enfermedad de Wilson.5 Según un estudio reciente, se han identificado 782 variantes patogénicas del gen ATP7B.5 Además, también se han notificado variantes genéticas de patogenia indeterminada.5

Desde un punto de vista clínico, la relación existente entre genotipo y fenotipo en la enfermedad de Wilson es escasa.7,8 Las diferencias de fenotipo entre pacientes que tienen la misma mutación sugieren que los resultados clínicos de los pacientes con enfermedad de Wilson probablemente estén influidos por factores ambientales, lo que hace imposible predecir con fiabilidad la gravedad de la enfermedad por medio de pruebas genéticas.7 Además, los pacientes en los que se ha confirmado la alteración del gen ATP7B podrían ser clínicamente asintomáticos.5,6 Esto podría deberse a que el paciente es presintomático o a que lleva una variedad no patogénica del ATP7B.5,6

Question goes here

Please select

NEXT

MÓDULO DE FORMACIÓN ONLINE:

PIENSA EN GENÉTICA

REFERENCES

  1. 1. Roberts EA, Schilsky ML. Diagnosis and treatment of Wilson disease: an update. Hepatology 2008; 47: 2089-2111.
  2. 2. European Association for Study of Liver. EASL Clinical Practice Guidelines: Wilson's disease. J Hepatol 2012; 56: 671-685.
  3. 3. Patil M, Sheth KA, Krishnamurthy AC et al. A review and current perspective on Wilson disease. J Clin Exp Hepatol 2013; 3: 321-336.
  4. 4. Woimant F, Djebrani-Oussedik N, Poujois A. New tools for Wilson's disease diagnosis: exchangeable copper fraction. Ann Transl Med 2019; 7: S70.
  5. 5. Gao J, Brackley S, Mann JP. The global prevalence of Wilson disease from next-generation sequencing data. Genet Med 2019; 21: 1155-1163.
  6. 6. Coffey AJ, Durkie M, Hague S et al. A genetic study of Wilson's disease in the United Kingdom. Brain 2013; 136: 1476-1487.
  7. 7. Kegley KM, Sellers MA, Ferber MJ et al. Fulminant Wilson's disease requiring liver transplantation in one monozygotic twin despite identical genetic mutation. Am J Transplant 2010; 10: 1325-1329.
  8. 8. Merle U, Schaefer M, Ferenci P et al. Clinical presentation, diagnosis and long-term outcome of Wilson's disease: a cohort study. Gut 2007; 56: 115-120.
  9. 9. Walshe JM. Wilson's disease. The presenting symptoms. Arch Dis Child 1962; 37: 253-256.
  10. 10. Woimant F, Trocello JM. Disorders of heavy metals. Handb Clin Neurol 2014; 120: 851-864.
  11. 11. Pfeiffer RF. Wilson's disease. Semin Neurol 2007; 27: 123-132.
  1. 12. Zimbrean PC, Schilsky ML. Psychiatric aspects of Wilson disease: a review. Gen Hosp Psychiatry 2014; 36: 53-62.
  2. 13. Steindl P, Ferenci P, Dienes HP et al. Wilson's disease in patients presenting with liver disease: a diagnostic challenge. Gastroenterology 1997; 113: 212-218.
  3. 14. Catalani S, Paganelli M, Gilberti ME et al. Free copper in serum: an analytical challenge and its possible applications. J Trace Elem Med Biol 2018; 45: 176-180.
  4. 15. Petrukhin K, Lutsenko S, Chernov I et al. Characterization of the Wilson disease gene encoding a P-type copper transporting ATPase: genomic organization, alternative splicing, and structure/function predictions. Hum Mol Genet 1994; 3: 1647-1656.
  5. 16. Forbes JR, Cox DW. Copper-dependent trafficking of Wilson disease mutant ATP7B proteins. Hum Mol Genet 2000; 9: 1927-1935.
  6. 17. Socha P, Janczyk W, Dhawan A et al. Wilson's disease in children: a position paper by the Hepatology Committee of the European Society for Paediatric Gastroenterology, Hepatology and Nutrition. J Pediatr Gastroenterol Nutr 2018; 66: 334-344.
  7. 18. Poujois A, Woimant F, Samson S et al. Characteristics and prevalence of Wilson's disease: a 2013 observational population-based study in France. Clin Res Hepatol Gastroenterol 2018; 42: 57-63.
  8. 19. Cheung KS, Seto WK, Fung J et al. Epidemiology and natural history of Wilson's disease in the Chinese: a territory-based study in Hong Kong between 2000 and 2016. World J Gastroenterol 2017; 23: 7716-7726.
  9. 20. Wallace DF, Dooley JS. ATP7B variant penetrance explains differences between genetic and clinical prevalence estimates for Wilson disease. Hum Genet 2020; doi: 10.1007/s00439-020-02161-3.